Estimados lectores,
 
Se acerca la Navidad, el tiempo de mesas elegates, regalos bajo el árbol, sonrisas de niños felices, llenas de buenas intenciones, principios saludables e inspirados por sentimientos de paz y serenidad.
Un día festivo que llega una vez al año pero, a costa de ser trivial, deseo que todos puedan replicarlo todos los días del año.
Inspirámonos en aquellos niños que aman incondicionalmente, para quienes cada día trae alegría y emociones, que logran encontrar lo bueno incluso en situaciones adversas.
Paremos, miremos, reflexionemos.
Después de todo, las festividades son la ocasión perfecta para separarnos de los ritmos frenéticos de la vida cotidiana, dejándonos tiempo para disfrutar al máximo lo que tenemos. ¡Hagámoslo siempre!
 
¡Les deseo a todos una "buena" Navidad y un 2020 mejor!
Hasta el año que viene.
 
Diego Pol